Terapia física y cáncer gástrico


M. Natalia Nicoletti Santoni

Terapeuta Físico

Clínica San Carlos de Apoquindo - Red de Salud UC Christus


El cáncer gástrico es uno de los tumores malignos más frecuentes en Chile. Junto a Japón, Costa Rica y Singapur tienen las tasas de incidencia más altas. Además, es una de las primeras causas de muerte por tumores malignos en nuestro país. Por tanto, el cáncer gástrico es una prioridad de salud pública en nuestro país. Existen diferentes factores de riesgo asociados al desarrollo de esta enfermedad, como la dieta pobre en frutas y verduras, alta en sal y nitritos, tabaco y alcohol.

La cirugía se mantiene como el mejor tratamiento con intención curativa.Sin embargo, este tratamiento puede afectar las habilidades físicas, sociales, psicológicas y laborales. Las habilidades afectadas pueden ser recuperadas a través de la rehabilitación (o terapia física), lo que favorece la independencia de la persona. Las cirugías por cáncer gástrico son un gran estrés para el cuerpo humano, lo que muchas veces se verá manifestado en la disminución de la funcionalidad. Esto quiere decir, que una persona necesitará mayor energía para realizar las mismas actividades que realizaba antes de la cirugía, lo que se evidencia como fatiga o limitaciones en la actividad habitual.

Para recuperar la funcionalidad, el ejercicio físico es fundamental. El ejercicio físico ayuda a recuperar principalmente las habilidades físicas. El paciente puede realizar ejercicio físico para prepararse antes de la cirugía, es decir, desde el momento del diagnóstico médico, lo que se denomina prehabilitación. La prehabilitación tiene por objetivo que el cuerpo esté en las mejores condiciones funcionales antes de la cirugía, de esa manera la recuperación será más eficiente. La duración de este periodo dependerá del tiempo entre diagnóstico y programación de la cirugía.

Es importante tener un programa de prehabilitación adecuado a las necesidades del paciente, que incluya la prevención de complicaciones post cirugía. En este periodo, se recomienda el trabajo de ejercicio aeróbico como bicicleta, caminar, subir y bajar escaleras, en una intensidad moderada. Además, se debe incorporar trabajo de fuerza muscular o de resistencia, a través del uso de pesos externos, bandas elásticas o el peso del propio cuerpo.

Una vez realizada la cirugía, se recomienda comenzar la activación física de manera temprana. En el ambiente hospitalario, generalmente el terapeuta físico estará a cargo de la activación y movilidad del paciente. Se recomienda practicar ejercicio físico antes de la cirugía, ya que esto ha demostrado que logra una mejor ejecución y mayor seguridad en la etapa posquirúrgica.

Durante la estadía hospitalaria, se recomienda alcanzar el mayor beneficio de la actividad física, aumentando progresivamente la distancia y el tiempo de la caminata, y al mismo tiempo, intentar permanecer fuera de la cama el mayor tiempo posible.

Cuando la persona es dada de alta, se debe continuar con los ejercicios físicos, con el objetivo de mejorar la condición física y, con ello, la calidad de vida. Estos ejercicios deben ser indicados por un terapeuta físico durante una terapia supervisada o a través de una pauta de ejercicios con supervisión periódica.

De manera general, la recomendación de trabajo aeróbico debe ser con intensidad del 60-80% de la frecuencia cardiaca de reserva o un puntaje en la escala de borg de 12-15. El ejercicio aeróbico se debe combinar con trabajo de fuerza muscular con una intensidad del 60-80% de una repetición máxima (RM) o Borg entre 12 a 25. Es importante señalar que el ejercicio de fuerza muscular se debe realizar de dos a tres series, con 8 a 15 repeticiones. El ejercicio físico siempre debe estar indicado por personal de salud capacitado y debe estar adecuado a las características individuales de cada paciente.

Es muy importante informar sobre los signos y síntomas de alerta, para saber cuándo detener el ejercicio físico, y cuando acudir a un centro asistencial. Además, todo ejercicio debe ser autorizado por el médico tratante. Se ha demostrado que la inactividad física es un problema de carácter público, el movimiento es la mejor posición que uno puede tener, siempre buscar disminuir el tiempo que uno permanece sentado. El ejercicio ha demostrado que puede prevenir la aparición de algunos cánceres y mejorar los resultados frente a su diagnóstico. El ejercicio físico debe estar presente a lo largo de todo el cuidado continuo del proceso del cáncer, ya que la American College of Sport Medicine ha establecido que el ejercicio físico es seguro y factible en cualquier etapa del cáncer.


Bibliografía


Exercise guidelines for cancer survivors: consensus statement from international multidisciplinary roundtable Kristin l. Campbell, Kerri M. Winters-Stone, Joachim Wiskemann, Anne M.May, Anna l. Schwartz, Kerry S. Courneya, David S. Zucker, Charles E. Matthews, Jennifer A. Ligibel, Lynn H. Gerber, G. Stephen Morris, Alpa V. Patel, Trisha F. Hue, Frank M. Perna, and Kathryn H. Schmitz. Medicine & Science in Sports & Exercise. 2019.

American College of Sports Medicine Roundtable Report on Physical Activity, Sedentary Behavior, and Cancer Prevention and Control. Alpa V. Patel, Christine M. Friedenreich, Steven C.Moore, Sandra C. Hayes, Julie K. Silver, Kristin L. Campbell, Kerri Winters-Stone, Lynn H. Gerber, Stephanie M. George, Janet E. Fulton, Crystal Denlinger, G. Stephen Morris, Trishahue, Kathryn H. Schmitz, and Charles E. Matthews. Medicine & Science in Sports & Exercise. 2019.

Exercise Is Medicine in Oncology: Engaging Clinicians to Help Patients Move Through Cancer. Kathryn H. Schmitz, Anna M. Campbell, Martijn M. Stuiver, Bernardine M. Pinto, Anna L. Schwartz, G. Stephen Morris, Jennifer A. Ligibel, Andrea Cheville, Daniel A. Galvão, Catherine M. Alfano, Alpa V. Patel, Trisha Hue, Lynn H. Gerber, Robert Sallis, Niraj J. Gusani, Nicole L. Stout, Leighton Chan, Fiona Flowers, Colleen Doyle, Susan Helmrich, William Bain, Jonas Sokolof, Kerri M. Winters-Stone, Kristin L. Campbell, Charles E. Matthews. CA CANCER J CLIN 2019;69:468–484

Physical Activity In Cancer Prevention And Survival: A Systematic Review. Anne Mctiernan, Christine M. Friedenreich, Peter T. Katzmarzyk, Kenneth E. Powell, Richard Macko, David Buchner, Linda S. Pescatello, Bonny Bloodgood, Bethany Tennant, Alison Vaux-Bjerke, Stephanie M. George, Richard P. Troiano, And Katrina L. Piercy, For The 2018 Physical Activity Guidelines Advisory Committee. Medicine & Science in Sports & Exercise. 2019.

Levett, D., Grocott, M. (2015) Cardiopulmonary ExerciseTesting for Risk Prediction in Major Abdominal Surgery. Anesthesiology Clinics. 33. 1-16

Lakshminarasimhachar, A., Smetana, G. (2016). Preoperative Evaluation Estimation of Pulmonary Risk. Anesthesiology Clinics. 34. 71–88

Ministerio de Salud. Guía Clínica AUGE Cáncer Gástrico. Santiago: Minsal, 2014.

115 vistas

ACERCA DE NOSOTROS

Somos un equipo interdisciplinario de profesionales de la salud cuyo propósito es mejorar la salud y calidad de vida de personas con diagnóstico de cáncer a través de innovación social y desarrollo de proyectos que potencien el acceso a la rehabilitación.

Misión

Generar un espacio dedicado a las personas con diagnóstico de cáncer, brindando orientación y educación en salud para prevenir complicaciones secundarias al diagnóstico y tratamiento médico para mejorar la calidad de vida de las personas.

oncoactivate.cl © Copyright 2020, Santiago, Chile

Correo electrónico

oncoactivate@gmail.com

Instagram

@oncoactivate

Facebook

Oncoactivate Official

  • Facebook icono social
  • Instagram
  • YouTube